Pages

COMIENZA LA AVENTURA: 28 de Julio



Ya tenemos todo preparado y a las 15:00 horas salimos hacia el aeropuerto de Barajas para facturar las maletas, destino ETIOPÍA. Es nuestro 7º viaje allí, a Dubbo, pero vamos con la misma ilusión que la primera vez. Allí nos esperan nuestras Hermanas, nuestras familias y sobre todo nuestros niños. 

El primer paso es la facturación del equipaje; viajamos tres personas y a cada una nos han concedido dos bultos de 23 kilos y 7 de equipaje de mano. Como ya sabéis pedimos por favor nos concedieran algo más de exceso de peso a Ethiopian Airlines y nos lo denegaron; con lo cual, al final hemos tenido que enviar dos cajas por correos que tardaran  por lo menos 15 días en llegar. Lufthansa ni nos ha contestado.

Ya en Barajas empezamos con los problemas, nos comunican que es probable que perdamos la conexión, pues llevan mucho retraso en el vuelo. Después de intentar cambiarnos de vuelo, nos dicen que volemos, que no habrá problemas; así que confiando en la buena fe de la genta, cogemos el vuelo.

Llegamos a Frankfurt con Luffthansa, un vuelo de aproximadamente 2 horas. Tras una carrera de 1000 metros lisos, pues nos aseguran que el vuelo nos espera, llegamos a la puerta B62 (la última de todo el aeropuerto), Murphy pasaba por allí. El avión estaba en pista pero nos comunican que los etíopes no nos dejan subir, pues ya han cerrado las puertas. Sólo la abren para un piloto de Ethiopian Airlines que volaba con nosotros. Nos quedamos en tierra 8 adultos y 1 bebé. Los seis españoles hacemos piña y después de volver a recorrer el aeropuerto durante más de 2 horas, conseguimos que nos atiendan y busquen una conexión de vuelo para nosotros.

No se puede generalizar a toda una población por unos pocos, pero nos hemos sentido menospreciados y han llegado a decirnos “vámonos a casa que hay que ganar dinero para estos españoles” y dejar de atendernos. Nos mandan a un hotel bastante alejado del aeropuerto, y el trato sigue siendo el mismo.

A las 5 de la mañana acudimos al aeropuerto para tratar de conseguir nuestra conexión, y damos con el alemán más amable del mundo que además habla español. Conseguimos nuestros preciados billetes vía El Cairo, así que si Dios o Alá, quiere dentro de dos horas volveremos al aeropuerto para tomar el primer avión con destino al Cairo. Con suerte pisaremos suelo etíope a las 3:30 de esta noche.

Por cierto, de las maletas no sabemos nada, las perdimos de vista en Barajas y hasta ahora. Nos prometen que estarán en Addis Abeba, pero ¿qué sabe nadie?. Mañana os seguiremos contando.

INDIGNACIÓN


Ya tenemos nuestro equipaje preparado, pero…, como todos los años con problemas de exceso de peso.


Cada vez se pone más difícil el envío de material a Etiopía, no hablamos de medicinas, que eso ya es imposible, sino cualquier tipo de material: sanitario, higiénico, escolar, ropa y calzado,…, este año nos han devuelto más de una caja, eso sí abierta, ocasionándonos un gasto extra importante.


Viajamos con Ethiopian Airlines, haciendo escala en Frankfurt, pues estas líneas aéreas tienen un acuerdo de colaboración con Lufthansa. Tenemos productos donados por particulares y empresas: material sanitario para el hospital (no medicinas), material escolar, ropa y calzado,… Ethiopian Airlines nos permite llevar 2 bultos de 23 kilos por persona, y nos pasamos un poco de peso; por ello nos dirigimos a la compañía aérea para pedirles que nos permitieran 1 bulto de 23 kg y otro de 32 kg. (como ya hicieron el año pasado), para ello les enviamos un documento detallado con el material que queremos llevar como “ayuda humanitaria”; no como cosas personales.


Hoy hemos recibido su respuesta y nos han DENEGADO este exceso de peso; tras consultar el precio de un bulto extra, este asciende a 148 € (23 kilos), pensamos que es un coste desproporcionado.

Según he leído en internet, Ethiopian Airlines es una fuente de servicio vital para el pueblo de Etiopía, una ayuda a la gente y al país que tiene necesidades muy grandes. Ha colaborado con otras ONG´s, en el envío de 40 toneladas de material médico en los últimos dos años, con poco o ningún coste; además Ethiopian Airlines se ha comprometido a apoyar actividades sociales que se han diseñado para ayudar a construir medios de vida sostenibles para las personas, la comunidad y la sociedad en general.

Mi pregunta es: ¿No es una actividad social conceder 27 kilos de exceso de peso sin coste, de ayuda humanitaria para Etiopía, a una pequeña organización sin fines de lucro como la nuestra?.

Viaje a Dubbo 2013



Ya nos quedan sólo tres semanas, y viajaremos de nuevo a Dubbo (Etiopía) para disfrutar de nuestras vacaciones estivales; y digo bien, ¡disfrutar!, pues a pesar de que todo es un gran cambio para nosotras: el clima, el nuevo horario, “nuestra casa” que no tiene las comodidades que tenemos en España; nuestra cama, la ducha con agua marrón, la comida, …, y así un montón de cosas más, pero a todas ellas nos adaptamos perfectamente y no damos importancia a esos pequeños detalles. 

Incluso el tiempo atmosférico es allí diferente, es la época de las grandes lluvias y hace frío. Y por no hablar del calendario, que están 7 años por detrás del nuestro, ¡durante un mes al año rejuvenecemos 7 años!.

En Dubbo estamos felices y dispuestas a entregar toda nuestra ayuda. Nuestro reto es preparar unas “vacaciones útiles” para todos los niños y las familias; también por supuesto para las Hermanas, para todas ellas somos una más, y todos juntos formamos una gran familia.

De corazón os podemos decir que recibimos mucho más de lo que damos, recibimos esa entrega que nos dan sin esperar nada a cambio y el cariño de unas familias en las que sabemos que formamos parte de un trocito de su corazón y ellas del nuestro.

Disfrutamos cada dí­a más con sus sonrisas, sus ojos abiertos y sus ganas de vivir, y esto refuerza nuestro deseo de dar lo mejor de nosotras mismas.

Seguiremos en contacto.

Lo más visto